22 feb. 2010

Tubo para las monedas

El tubo para las monedas fue uno de los mejores inventos de los que pudimos hacer uso en los 80. Semejante idea causaría hoy la risa, cuando no la vergüenza ajena. Y por aquel entonces, la verdad, también, pero lo importante era llevar tus monedas de 20 duros y de 5 duros encima para que no te las pudiera quitar nadie.


Se trataba de un tubo de plástico duro, con un tapón a rosca para cerrarlo herméticamente. La intención era poder meter las monedas y llevarlas sin que bailaran en el bolsillo y sobre todo para que no las perdieras en la playa.

Y es que si no tenías uno y no ibas haciendo ruido con las monedas por la calle no eras nadie. Lo mejor es que el tubo llevaba un cordel, ideal para poder llevarlo colgado tranquilamente en la piscina (su verdadera función), que los bañadores de entonces no tenían muchos bolsillos, y los que tenían bolsillos era del mismo material que el forro del bañador y siempre lo tenias con agujeros.

A los niños nos encantaba, porque éramos pequeños. Pero…

¿Cuál era la excusa de los mayores?

Este cacharro triunfaba en verano casi como el sombrero con bolsillo, la toalla con bolsillo o aquellos vasos de plástico que se plegaban y se guardaban en una cajita.


Cualquier día la moda retro los recupera y los volveremos a ver con la cara de Hello Kitty o con el Pocoyo.


Aunque los auténticos de la época eran los de propaganda, los que tenían el logotipo de Fortuna. Hoy en día eso sería impensable.


Torrente 2 - Misión en Marbella. Ojo a partir del minuto 1:30!!


En aquella época, durante las vacaciones ibas con el tubo colgando del cuello día y noche, eso te daba un toque de distinción y de chulería, demostrando que "tenías cuartos pa enterrarlos a tos".

17 feb. 2010

El Walkman

Hace tiempo que estoy convencido de que los niños y muchos jóvenes, hoy en día serían incapaces de utilizar un walkman y otros cacharros similares (como el teléfono de disco de toda la vida) que han ido cayendo en desuso o que se han visto modernizados de tal modo que su modo de funcionamiento ha cambiado radicalmente.

¿Cuánto tardarían en descubrir que las cintas tienen 2 caras y que se le podría dar la vuelta?

Todos los jóvenes de ahora, tienen un dispositivo móvil para poder ir escuchando música mientras van en autobús, caminando, ...Teléfonos móviles con radio, mp3 o mp4 portátiles o los más afortunados el iPod.

Una cinta VHS charla en un bar con un walkman, recordando tiempos mejores:





Hay que decir, que en aquella época triunfaban los auriculares pequeños, cuanto más péquelos mejor, acompañados de tu walkman de 1/2 kilo que no te podías ni guardar en el bolsillo, como mucho lo podías llevar en una riñonera (mariconera) o enganchado en la cintura como un móvil en plan cachuli.

Hoy en día pasa todo lo contrario, ves a la gente con el iPod nano ultra ligero de 27gramos y unos auriculares de DJ. Que la juventud va a terminar con el cuello como Alonso como sigan poniéndose tanto peso en la cabeza.

Seguro que aún recordáis aquellos primeros modelos de walkman con los auriculares y sus esponjas del característico color naranja y lo moderno que se sentía uno con aquello. Algunos walkmans ya más modernos contaban hasta con radio AM-FM, así podías escuchar tu programa preferido en caso de que se gastasen las pilas del cassette, dado que para la radio apenas hacía falta energía.

A todo el mundo le gustaba ir escuchando música por la calle, algo que hasta entonces no podía hacerse a no ser que fueras en coche.


Que grande el día que inventaron el AUTO-REVERSE, que te lo ponían bien grande en el walkman escrito para que se viera. NO HACIA DARLE LA VUELTA A LA CINTA!!! Se daba la vuelta sola!!!


Aquellos bichos gastaban pilas de una forma descomunal, pero siempre había técnicas para ahorrar un poco, como rebobinar las cintas con un boli Bic o meter las pilas un rato en el congelador para poder escuchar 10 minutos más la radio.

Y no hay que olvidar aquellos radiocassettes que teníamos en casa con los que grabábamos los temas que más sonaban en la radio y después nos los llevábamos en cassette a nuestro walkman para ir a la última en cuanto a tecnología y también a música. Aquellas minicadenas (de mini tenían poco) con 2 cintas y un montón de botones para el ecualizador, que no servían para nada.


Los mayores de la época también tenían su pequeño transistor, sin auriculares claro, que eso no podía ser bueno. La gran mayoría, iban escuchando las noticias mientras paseaban, estaban sentados en el parque, ... y los domingos el Futbol.




Qué tiempos aquellos en los que todo esto parecía algo fantástico y moderno.


15 feb. 2010

1980 una generación

Un texto que me han pasado, y creo que está bastante bien.

El objeto de esta misiva es la de reivindicar a una generación, la mía, la de todos aquellos que nacimos en los 80 (año arriba, año abajo), la de los que estamos currando de algo que nuestros padres ni podían soñar (o estudiando para llegar a ello), la que vemos que el piso que compraron nuestros padres ahora vale 20 o 30 veces más, la de los que estaremos pagando nuestra vivienda hasta los 50 años.

Nosotros no estuvimos en la Guerra Civil, ni en mayo del 68, ni corrimos delante de los grises, no votamos la Constitución y nuestra memoria histórica comienza con el Mundial de España 82 y el Naranjito. Aunque no nacimos en una dictadura, siempre hemos tenido una conciencia democrática y la serie Cuéntame nos parece que no es para tanto y que hace apología del franquismo. Por no vivir activamente la Transición se nos dice que no tenemos ideales y, en cambio, sabemos de política más que nuestros padres y de lo que nunca sabrán nuestros hermanos pequeños y descendientes.

Somos la última generación que hemos aprendido a jugar en la calle a las chapas, la peonza, las canicas, la comba, al pollito inglés, a la goma o al rescate y, a la vez, somos la primera que hemos jugado a videojuegos, hemos ido a parques de atracciones o visto dibujos animados en color. Los Reyes Magos no siempre nos traían lo que pedíamos, pero oíamos (y seguimos oyendo) que lo hemos tenido todo, a pesar de que los que vinieron después de nosotros sí lo tienen realmente y nadie se lo dice.

Se nos ha etiquetado de generación X y tuvimos que tragarnos bodrios como Historias del Kronen o Reality Bites y creer que éramos nosotros reflejados (si te gustaron en su momento, vuélvelas a ver, verás que chasco). Lloramos con la muerte de Chanquete, con la puta madre de Marco que no aparecía, con la muerte y reencarnación en árbol de David el Gnomo y su amada esposa y con las putadas de la Señorita Rottenmayer; nuestra primera canción del verano fue "Los Pajaritos" (1981) y nuestra primera tele fue en blanco y negro.

Somos una generación que hemos visto a Maradona hacer campaña contra la droga, que nos reímos de un anuncio que decía que si el Madrid era otra vez campeón de Europa, que durante un tiempo tuvimos al baloncesto como el primero de los deportes.

Hemos vestido vaqueros de campana, de pitillo, de pata de elefante y con la costura torcida; nuestro primer chándal era azul marino con franjas blancas en la manga y nuestras primeras zapatillas de marca no las tuvimos hasta pasados los 10 años.

Entramos al colegio cuando aún existía Castilla la Vieja, cuando el 1 de noviembre era el día de Todos los Santos y no Halloween, cuando todavía se podía repetir curso y el profesor te podía soltar una ostia; fuimos a la universidad con unas notas de corte del copón y con una masificación acojonante, pidiendo prórrogas en la mili y objetando.

Somos los primeros en incorporarnos a trabajar a través de una ETT ("gracias" PSOE) y los que no les cuesta un duro echarnos del curro ("gracias" PP).

Siempre nos recuerdan acontecimientos de antes que naciéramos, como si no hubiéramos vivido nada histórico. Nosotros hemos aprendido lo que era el terrorismo contando chistes de Irene Villa, vimos caer el muro de Berlín y a Boris Yelsin borracho tocarle el culo a una secretaria; los de nuestra generación fueron a la guerra (Bosnia, etc.) cosa que nuestros padres no hicieron; gritamos OTAN no bases fuera, sin saber muy bien qué significaba y nos enteramos de golpe un 11 de septiembre.

Aprendimos a programar el video antes que nadie, jugamos con el Spectrum,odiamos a Bill Gates, vimos a Perico Delgado anunciar los primeros móviles y creímos que Internet sería un mundo libre.

Somos la generación de Espinete, Don Pimpón y Chema, el panadero farlopero. Quién diría entonces que años más tarde, con España integrada en la UE, aquella niña morena habría de enseñarnos sus vergüenzas (Ruth Gabriel), los q recordamos a Enrique del Pozo cantando con Ana (abuelito dime tu...), los del incomparable "Planeador abajo" de Mazinger Z, los de Ulises 31, los de la serie V y los del Comando G (que nunca acabó de gustar a nadie) .

Somos la generación que fuimos al cine a ver las películas de Parchís, y que durante años creímos que el de rojo (como quien dice el de en medio de los Chichos ) era Enrique Búnbury.

Los que crecieron escuchando a Europe y a ese grupete de imitadores que les salió, unos tal Bon Jovi. Los de la explosión del Challenger, la cantada de Arkonada, Los mundos de Yupi y las pesetas rubias.

Nos emocionamos con Superman, ET o En busca del Arca Perdida. Comiamos Phosquitos y los Tigretones eran lo mejor, aunque aquello que empezaba (algo llamado Bollycao) no estaba del todo mal.

Somos la generación que vio a nuestros padres renegar de Felipe González, del España mañana será republica y el OTAN No al OTAN Sí, los GAL y los contratos basura.

Somos la generación del Tocata, La Bola de Cristal (solo no puedes, con amigos sí), el Follow Me, El hipnótico "Planeta Imaginario", Los Toreros Muertos, La Orquesta Mondragón, el abrazafarolas del Butano, la Nochevieja del destape de Sabrina cantando el "boys boys boys" y el Misissipi de Pepe Navarro con su inimitable Pepelu.

La generación de la quinta del buitre, de Hugo Sánchez, de Biriukov, Del Corral, Corbalán, Romay y que nos traumatizamos con las muertes de Fernando Martín y Petrovic (¿quién coño juega hoy en el Madrid de baloncesto?).

El 600 era el utilitario normal, el 124 un coche familiar y el 131 una berlina de lujo.

El 23F nos pareció un buen día porque no hubo clase y ponían películas por la tele. Nuestro grito de guerra fue "Tigres, Leones, todos quieren ser los campeones" "como estan ustedes" y descubrimos a las mujeres gracias a los tirantes de una tal Miriam Diaz Aroca; la generacion que se cansó de ver a las Machichos.

La generación a la que le entra la risa floja cada vez que tratan de vendernos que España es favorita para un mundial.

La última generacion que veia a su padre poner la baca del coche hasta el culo de maletas para ir de vacaciones, y con el único aire acondicionado que el abanico de la abuela acoplada en el asiento de atrás.

La última generación de las litronas y los porros, y qué coño, la última generación cuerda que ha habido.

12 feb. 2010

La pulsera rayma contra el reuma

Un artilugio que llevaban las personas de cierta edad principalmente (los jubilaos) y que nunca jamás se vió lucir a ningún joven en su muñeca.



La famosa pulsera Rayma. ¿Os acordáis?

Pulseras de metal, abiertas y con una bolita en cada uno de los extremos. Las había de acero, de plata y bañadas en oro para los jubilados de Marbella, con mejor poder adquisitivo. Aunque dudo yo de su calidad, ya que serian de las típicas que al poco tiempo pierden el baño y se quedan con el metal pelao.

La llevaron personalidades destacadas de la época como Jesús Puente, Carmen Sevilla, etc…


Lo más increíble de todo esto es:

¿Por qué triunfó tanto este producto?

Supongo que con este palabrerío con el que vendían la pulsera, era fácil caer:


"Así entre el organismo y la pulsera se origina un efecto de inducción eléctrica. El organismo induce sobre la pulsera una determinada energía, consiguiendo que ésta entre en resonancia, generando a su vez una energía de signo contrario a la que produce la perturbación o dolencia, retornando las células faltas de energía a su normalidad biológica"


Entre los abuelos era conocida como "la pulsera contra el reuma", a los abuelos los nombres estos del inglés no les va mucho.


Las personas mayores compraron por millones este producto, ya que por unos cuantos miles de perras podrías solucionar tus problemas de salud.


También salieron las imitaciones, que eran muy populares en los mercadillos y tiendas de barrio. Seguramente estas proporcionarían una energía más barata, porque solo costaban 300 pelas! La gitana que te la vendía también te soltaba rollos de energía, pero les tiraba más lo del mal de ojo y todo eso. Si no se la comprabas ya te ibas mosqueao…


Nunca se demostró su eficacia, aunque mucha gente que se la había comprado decía notar mejorías. Pero ya se sabe, los abuelos después de gastarse tantas perras, mejoran por cojones, y si se han puesto cabezones en cómprasela, no bajan del burro ni quedan mal ante los vecinos diciendo que no funciona.


Pero si lo sorprendente fue que hace unos años triunfara esta pulsera, lo más sorprendente es que ahora vuelva a triunfar otra pulsera del estilo, la Power Balance.


También la lleva gente famosilla como el Pablo Motos (a que da un poco de cosica este tío según como lo mires??) y algún jugador de baloncesto.


La muchachada de hoy en día desconoce de la existencia de la pulsera Rayma. La única diferencia es que han cambiado las bolitas por un Holograma, que queda más moderno, y han ido a por otro tipo de público, ya que las pensiones de hoy en día no dan para estas chorradas.



¿Se logra aumentar la fuerza o disminuir el estrés con el holograma? ¿Permite aumentar el equilibrio y la resistencia como demuestran algunos surfistas que figuran en Youtube?


Es la típica chorrada que no te crees, pero que quieres tener una.

10 feb. 2010

El Chándal de Táctel

Mi madre me compró un chándal hace unos años, ya pasados los 80’s. Cuando lo vi dije que no me lo pondría en la vida.





-¿Por qué, hijo mío? Si se ve muy cómodo y calentico. Decía mi desconsolada madre.
- Si antes te los ponías todos los días.


¡¡¡¡¡ PORQUE ES UN CHÁNDAL DE YONQUI !!!.



Yo antes no tenía conciencia y me dejaba llevar por las modas, ahora tampoco tengo conciencia, pero tampoco soy tonto!!


El chándal de táctel, tejido suave, casi espacial, de vivos colores, estuvo de moda entre politoxicómanos, borrachos y padres de familia que hacían barbacoas los domingos, abuelos que paseaban (estos los mantienen) y hombres con mariconera que salían la lavar el coche los fines de semana a los descampaos (Antes no existía esto de la contaminación ni lo de conservar la naturaleza, podías lavar el coche con jabón y unas manqueras que te alquilaban los gitanos en un descampao de la montaña. Tampoco había sequia, porque aquellas mangueras perdían agua por todos los lados).


Con este sencillo gesto, mi madre sin saberlo, me estaba acercando al peligroso mundo del jaco o al maravilloso mundo de los feriantes.

Pero, aunque yo quería olvidar el chándal de táctel, en el fondo yo seguía adorándolo en otras de sus múltiples versiones:

El chándal de Di Stéfano: Azul marino, ajustado, con las 3 rayas de Adidas.



El chándal de Rocky: Con un bolsillo que comunicaba las dos manos y con capucha.



El chándal de la mili: Bien ajustado en los tobillos y apreciado por los amigos del Tunning.


El chándal Sorry-Mama: Con la moda NBA, tallas súper grandes, gorrilla sobrepuesta en la cabeza y camisetas inmensas que parece que no tengan piernas.



Años más tarde sacarían al mercado el modelo "Cuba" de Adidas.


Lo mejor de aquellos modelitos de grandes marcas como TEX, Massana... eran sus colores vivos y fosforitos. Con aquellos chándales era imposible jugar al escondite sin que te localizaran, y si te perdías en el bosque tu madre era capaz de localizarte desde la ventana de tu casa sin moverse, y llamarte con un grito a lo JOSHUAAAAAAA!!!! para que subieras a comerte el bocadillo.


Los chándals de táctel estaban compuestos por 2 partes, la exterior (fosforita) y el forro interior de algodón. Aunque parecía fácil combinar estas dos capas a primera vista, siempre surgía uno de estos problemas:
  1. El forro era tres tallas más pequeño. El forro de algodón se pegaba como una segunda piel generando unos calores de la muerte y unos sudores infernales.
  2. El forro era tres tallas mayor. Al meter una pierna o brazo, la parte sobrante del forro se movía y terminaba saliendo al exterior. Esto no hay forma de evitarlo y en el peor de los casos, el forro se hacía un nudo y no había manera de sacar la pierna.
Otro punto débil de estas prendas en su origen, fueron las terminaciones en piernas y brazos:

"Los puños del infierno"

En su diseño original se usó una goma goma de material totalmente desconocido capaz de cortar la circulación en muñecas y tobillos. Este material se utiliza actualmente para hacer puenting. Como muchas personas quedaron mancas y cojas, decidieron añadir al diseño original cremalleras. El problema seguía siendo la desproporción entre forro y Táctel, de modo que era imposible bajar las cremalleras sin pillar el forro, por lo que todo el mundo iba con las cremalleras abiertas, convirtiéndose con el tiempo en una moda más.


Finalmente, me quiero despedir con unos consejos para el uso y disfrute del chándal de táctel:

Que no se debe hacer con un chándal de Táctel:
  1. Alterar el orden establecido a la hora de vestirse. Primero los calcetines y luego el pantalón. Si intenta meter el pie sin calcetines, quedará atrapado o en el peor de los casos, rajará todo el tejido con su mejillón.
  2. Nunca intente ponerse un chándal de Táctel recién salido de la ducha. En ese caso no hay marcha atrás, y la amputación por atrapamiento de forro es la única solución.
  3. No es una prenda de arreglar. Evite chaqueta o pantalón en una primera cita.
  4. No separe nunca las piernas más de 90 grados si no quiere quedarse con el culo al aire.
  5. Si utiliza camisa y pantalones de chándal, métase bien la camisa por el pantalón.
  6. Comprarlo a juego con tu pareja, y encima, ponértelos a la vez para pasar el día (sábados o, preferentemente, domingos). Esto debería estar penado por nuestro Código Penal.

Que si podemos hacer con un chándal de Táctel:
  1. Aparcar autos de choque.
  2. Recoger las fichas de los autos de choque. Esta precisa mas entrenamiento que la anterior a la hora de saltar de uno a otro en marcha para pedir las fichas.
  3. Sacar la basura o el perro.
  4. Ir a comprar el pan, solo si te sientes totalmente preparado.
  5. Si eres un abuelo, pasear. Siempre y cuando consigas una buena vara para apoyarte.
  6. Utilizar gorra, siempre y cuando sea de propaganda.



A TOPEEEE!!!

8 feb. 2010

El pezón de Sabrina

Todo empezó ese fin de año del 87, viendo el especial de fin de año en la uno. Para entonces no había mucho más donde elegir tampoco, quien iba a decir que algún día tendríamos cientos de canales metios en la tele, si solo había 10 botones!!!

Sabrina Salerno hizo trasnochar esa noche a la mayoría de los españoles que disfrutaron con su canción 'Hot girl' conocida por todo el mundo como “Bois bois” y con su generoso escote "arriba – abajo, arriba – abajo, …"

Madre mía!! El realizador no paraba de darle patrás y palante (FW -> RV, RV -> FW , FW -> RV).

En medio de la canción se le salió la teta y las abuelas se santiguaron, los padres pidieron más, las madres corrieron a la pantalla a tapar toda esa carne con las 2 manos y los niños como yo, perdimos la inocencia.





En esa época, Sabrina tenía una gran rival, Samantha Fox, otra sex symbol que se había ganado la fama a base de trabajo y un buen par de oportunidades. Reconozco que yo era más de Sabrina.


Muchos de vosotros, seguramente os acordáis de un videojuego de la época “SABRINA”, basado en esta cantante. En el videojuego tenías que conseguir que Sabrina llegara al concierto desde el aeropuerto. Nada más salir del aeropuerto se ve atacada por toda la fauna de la España cañí ochentera: gordas amas de casa, viejecitas con su bastón, delincuentes a lo Makinavaja, punkies, curas en plan exorcista, maridos con barriga cervecera... vamos, la flor y nata ibérica.



Sabrina se defendía con rodillazos a los hombres, bofetadas, y tetazos.
Lo más impresionante era la forma de recargar energía, te habías de dejar masajear las tetas por unos salidos.

Con los años, los listos de EEUU nos quisieron copiar con una tal Janet Jackson, pero no se atrevieron y lo tuvieron que tapar.

Los españoles semos únicos, y los 80’s no se repetirán jamás!

Lanzo unas preguntas al viento :

¿Sabrina tendría gatete acostao?

¿Por qué antes se llevaba todo más a lo salvaje?

5 feb. 2010

Las primeras Zambombas.

A la edad de 10 a 12 años, se suelen experimentar una serie de cambios hormonales internos, que te hacen sentir diferente. De vez en cuando notabas que se te iban los ojillos a los bultitos que empezaban a surgir en el pecho de tus compañeras de clase y no sabías porque pero te empezaba a entrar una calor interna que no era normal.

Era una época en la que no se sabía casi nada de los “asuntos de mayores”, pero tú sentías la necesidad de aclararte y dar respuesta de una vez por todas las clásicas preguntas: ¿Cómo será?¿Qué pasará? ¿Cuándo pasará? Y lo más importante… ¿Por dónde?.


Lo curioso del caso es que en nuestra época, estaba en auge un canal de televisión en el que salían unas chicas vestidas con ropas minúsculas bailando una canción muy pegadiza que decía: “Mamachicho me toca, me toca cada vez más…”. Tu decías, que suerte tiene el Chicho este no? y en ese momento de soledad, tumbado en el sofá, recordabas algo que te había comentado el típico compañero listillo de clase… mmm como me dijo que se llamaba eso?... Nidos? Pajas?... si, si!, Pajas!


Lo bueno de todo esto era que si te pillaba sin desarrollar totalmente, no “manchabas” con lo que hacerlo era muy cómodo, nada de papel o limpieza en las cortinas.

¡Lo malo era que enganchaba! Y cada vez más te ibas pareciendo a un monete del zoo que se pasan horas dándole al palitroque. Tú te sentías mal, pero cuando lo comentabas con tus compañeros de clase te dabas cuenta de que lo normal eran de 3 a 4 al día, con lo que empezabas a perfeccionarte con los años.


Llegaban los momentos de intercambio de Revistas, de cartas de póker, CDs con pelis en las que saliera alguna tetilla, diskettes con fotos eróticas viejunas de los 80, juegos manga etc… todo gestionado muy eficientemente por el típico niño de la clase que se las robaba a su hermano mayor de debajo de la cama y tenía el detalle de compartirlo con los demás a cambio de algún favor con los deberes o sobornos como Bollicaos o similares. Lo jodido era que te tocara ser de los últimos en disfrutar del material. No se garantizaba que te llegara en perfecto estado y por lo general faltaban hojas y las que quedaban estaban un poco llenas de “Amor”.

Recuerdo niños que se hicieron de oro cuando la Pamela Anderson hizo la peli aquella con su novio yonker. Madre mía! Menuda mafia se montó entorno a las copias de CDs todo ese asunto.!

También despuntaron en su momento las fotocopias porno de Bola de Drac, con las que las copisterías hicieron su Agosto, habían algunas tenían hasta un álbum escondido que te enseñaban en plan clandestino.

Actualmente hay tanta oferta y es tan fácil encontrar material por internet que ha perdido un poco la gracia, ¡aunque siempre salen cosas que sorprenden y te puedes echar unas risas! Gracias Torbe!

Un misterio aún sin resolver… ¿Por qué las chicas siempre se escandalizaban cuando les preguntabas por el asunto y te juraban que NUNCA se tocaban?



En fin amigos! Como diría aquel genio…
¿Nos hacemos … unas pajillas!?


J.M.C (El monete de la izquierda)

4 feb. 2010

Las Calcomanías

Que recuerdos, aquellos dibujos sobre tu piel, que te daban un aspecto de tío malote, como si fueras un ex convicto todo tatuao.

Normalmente venían como premio en algún pastelito, envueltas en un papel que quedaba impregnado hasta los filos de chocolate. Te las ponías sobre el cuerpo y las mojabas con agua en la fuente (antes había un montón de fuentes por las calles, aunque tu madre nunca te dejaba beber porque chupaban los perros el caño).

Normalmente al retirar el papel te quedaba como una mierda, la mitad pegao y la otra no. Al siguiente día solo tenias restos pegaos y negros, que tu madre te intentaba quitar frotándote con el estropajo.

En el antiguo parque de atracciones de Barcelona, el de Montjuic, se utilizaban como entrada (antes que se inventaran los sellos o las pulseras esas del infierno que no te puedes quitar sin romperlas). Aquello era todo un ritual, ponerte la calcomanía y mojarla en la fuente con forma de seta de la entrada. Luego te tirabas 1 semana con un mojón negro en la mano.


Durante una época había una leyenda urbana que decía que las mafias impregnaban las calcomanías con LSD, para que se engancharan los niños. Supongo que se encargaría de impregnarlas el mismo que regalaba droga en la puerta del colegio o el que se dedicaba a ponerte pastillas en el cubata cuando no vigilabas el vaso en la discoteca. Siempre ha habido gente muy generosa que regala droga.

Lo mismo todo esto viene por la fuente en forma de seta de Montjuic, que tenía pinta de ser alucinógena.



Recuerda, cuando vayas a la discoteca vigila que nadie te meta droga en los bolsillos, y lo más importante, duerme tus horas.




3 feb. 2010

Por qué lo llaman Carrefour cuando quieren decir PRYCA???!!!

La verdad, es que pasado los años, yo sigo diciendo que voy al PRYCA. Qué grandes tardes de sábado pasábamos en el PRYCA, para nosotros era una excursión semanal que esperábamos con el mismo ansia que las excursiones del cole, teníamos la esperanza esa de que nos compraran la colchoneta que nos habían prometido la semana anterior.


Es que... mira que era grande el PRYCA!!!!! nos parecía inmenso, hoy, con la sabiduría que dan los años, ya no es tan grande, ya no te hace ilusión la colchoneta que esperabas que te comprasen una semana si y otra también.


Y qué grandes marcas ha dado PRYCA, quien no ha tenido una chándal de la marca TEX, quien no ha tenido algún cacharro de la marca FirstLine, todos tus colegas con chándals de Nike, Reebook, Massana y tú ahí, con tú chándal de táctel TEX, antes no, pero ahora, con ese chándal serías lo más in y lo más cool del momento.


Y qué decir de esos aparcamientos que tenían todos los PRYCAS, quién, siendo pequeño no le ha dejado su padre conducir el coche en el aparcamiento del PRYCA, madre mía cuantos carnets de conducir no han salido de esos aparcamientos!!!



El PRYCA tenía ese ambiente de barrio que no tenían los Continentes y compañía, éstos últimos tenían un ambiente más pijillo, el PRYCA era más para la gente del pueblo, más para nosotros, no como ahora el Carrefour este, el PRYCA nunca nos habría quitado las bolsas!!!!



Tú tienes fuerza, tú tienes PRYCA!!!



Tú haces PRYCA!!!



Y recuerda las 12 cosas que puedes hacer ahora, con esta edad, para no aburrirte en el PRYCA:
  1. Consigue 24 cajas de condones y colócalas al azar en los carros de la gente cuando no miren.
  2. Programa todos los despertadores de la sección hogar para que suenen en intervalos de 5 minutos
  3. Haz un rastro de zumo de tomate en el suelo camino de los servicios
  4. Acércate a un empleado y dile en tono serio: "código 3 en hogar". Y observa la reacción.
  5. Monta una tienda de campaña en el departamento de camping y diles al resto de los compradores que solo les invitas si traen almohada del departamento de camas.
  6. Cuando se te acerque una dependienta y te pregunte si te puede ayudar, empieza a llorar y pregunta: ¿por qué no me podéis dejar en paz?
  7. Mira fijamente a la cámara de seguridad y utilízala de espejo mientras pescas en tu nariz.
  8. Mientras miras pistolas/cuchillos pregúntale a la dependienta si sabe donde están los anti-depresivos.
  9. Anda por el supermercado de forma sospechosa mientras tarareas en alto la música de misión imposible.
  10. Escóndete en los percheros y cuando la gente este echando un vistazo grita fóllame, fóllame".
  11. Cuando haya un aviso por megafonía ponte en posición fetal mientras dices "otra vez las voces"
  12. Metete en un probador y grita muy alto : eh, no hay papel !!!!

Por EAPGV.

2 feb. 2010

Los chinitos de la suerte.

Qué cosa más curiosa, verdad. Era uno de esos objetos que aparecía de repente como una gran moda y luego desaparecía sin avisar.

Antiguamente los podías comprar en quioscos, tiendas de chuches, en la papelería, ultramarinos (Que palabra más bonita y más completa, verdad? ….Ultramarino.)

…………… Voy al ultramarino….. ohhhh!!

……. Vengo del ultramarino para traerte una lejía.


Hoy en día, donde se podría vender esto?
… en una tienda de los chinos, no hay más opciones!!


Entras al Basar King You Chain IX, de repente sientes que alguien te sigue y descubres un chinorris en tu espalda que te mira con ojos de desconfianza. Haces que miras cosas en la estantería y avanzas rápido por el pasillo de las figuritas extrañas y horteras.

Al girar el pasillo te encuentras una c
hinita que te pregunta:

  • Chinita: Tú que quelel?
  • Tú: CHINITOL DE LA SUELTE! (gritas asustado)
  • Chinita: Telcel pasillo al fondo.

Sería todo muy raro, muyyyy raro.


Como molaba ir con tu buen manojo (de chinitos claro) colgando de tu llavero, tu cremallera (o crimallera), de tu mochila, de tu carpeta, de tus pulseras, de tus collares, … Estos pequeños seres, que tuvieron que luchar contra nuevas modas como:



Mini – Machete o Mini pistolica


Chupetes, que se decían que daban cáncer.



Mini -Trolls con los peletes parriba.


Los láser (quizás estos son posteriores verdad?)


Yo creo que todo esto fue una prueba

Los chinitos de la suerte se multiplicaban día a día, invadían nuestras vidas, estaban en todos los sitios…


Los chinitos de la suerte se reproducían casi tan rápido como sus análogos humanos. Fueron pruebas del gobierno chino sobre lo que llegaría más tarde.


Dicen que lo importante era su significado, que cada color "servía" para una cosa, pero total, si los llevabas todos en un manojo de chinos, pos serviría pa to!



Chinitos rojos, los Chinitos del AMOR!
La SABIDURÍA está en los Chinitos azules!

Chinitos verdes.. por tu SALUD!
...

1 feb. 2010

Las Galdufas, Baldufas, Peonzas, Trompos y similares

Cuando éramos pequeños y las canicas estaban empezando perder fuelle, llegó algo de vete tú a saber qué país (seguramente los chinorris), que revolucionó las horas del patio.

Eso amigos, no fue otra cosa que ¡las Peonzas!, llamadas Baldufas o Galdufas en Cataluña y Trompos en el sur.

Ese pequeño trozo de madera torneado que se enrollaba con un cordón de zapatilla (ni muy gordo ni muy fino) en el que habíamos atado al extremo una moneda de 25pts. (De las de agujerico) y nos gustaba decorar con los pintauñas de la mama de la forma mas chillona y espectacular posible (Aunque al final siempre te quedaba un truño recargao). Para muchos de nosotros estos fueron nuestros primeros pinitos en el mundo del tunning.


La peonza de cada niño era algo muy suyo, que de vez en cuando mancillaban otros niños que se habían puesto un clavo en la punta o se habían comprado en el kiosko más cercano una temida "punta cometa", partiendo por la mitad tu pobre peonza a la que tantas horas le habías dedicado para personalizarla poniendo puntitos y zig zags fucsias y amarillos.


Había una regla básica que solo los niños más pringuers se atrevían a romper: Si te comprabas una peonza nueva, ¡tenías que quitarle el pirulí rojo con el que venía!, si esto no lo cumplías, una horda de niños enloquecidos te rodeaban y lanzaban tu peonza lo más lejos posible, si te la colaban en un tejado mejor. Eso era así, pero a la que te colaban la primera no volvías a cagarla, le cortabas el pirulí rojo con lo primero que pillabas por la cocina y le ponías una Chincheta arriba, pensando que eso la haría más resistente en tu siguiente duelo. Estas experiencias te hacían más hombre.

Actualmente las peonzas llevan luces y hacen ruidicos… MIERDAS PURAS!! Como las de madera de toda la vida nada!

Por J.M.C.
Gracias y Besos.

Compartir